sábado, 12 de mayo de 2012

10º Capítulo: PROM

Después de media hora de la gran noticia de la fiesta, estoy en otra reunión de chicas, en casa de Mireia:
- Chicas, os he reunido en mi casa porque en esta misma calle hay una tienda de ropa de fiesta
- Pero de vestidos de fiesta o vestidos de para un baile
- Yo he investigado- todas nos reímos porque Mireia es la más cotilla del grupo lo sabe todo del colegio y de famosos, siempre se mete en una pagina que se llama yambi, no wambie!!- y hay vestidos de baile

Entonces todas cogemos nuestros bolsos y salimos por la puerta, nos despedimos de  Marta y Federico (los padres de Mireia) y nos vamos. Al llegar a la tienda, estaba practicamente vacía, entramos y una dependienta baja y vieja nos atiende.
- Hola, clientes clientes ¿que queréis?
- Vestidos de baile de instituto
- Ahhh estas jovencitas quieren vestidos de fiesta
La mujer empieza a andar cada vez más rápido y nos guía entre un laberinto de vestidos de todo tipo, largos, cortos; pomposos, lisos; multicolor, de un color. La mujer frena y nos paramos y observamos los vestidos tan bonitos que había a nuestro alrededor. Berta, Lidia y yo nos empezamos a coger montones de vestidos y a probárnoslos. Después obligamos a Mireia y a Sofia a probarse vestidos:
- Yo no soy de vestidos- dice Sofia
- Yo tampoco, no me quedan bien, mis piernas son deformes- dice Mireia
- Anda anda, que te inventas
Acabamos de probarnos y elegimos nuestros vestidos y poco a poco nos fuimos sentando en unos sofás.  Al final alquilamos los trajes porque si no era muy caro comprarlos.

Después nos fuimos todas a la casa de Berta, porque ella tiene tanto maquillaje que tiene un armario entero solo para eso. Es la casa más grande que he visto, tiene piscina, pista de tenis y cinco pisos. Nos vestimos, y Berta empezó a maquillarnos una a una. A mi me definió mis rizos con unas tenazas y me puso mucho mucho maquillaje, base de maquillaje, corrector de ojeras, unos polvos raros, después sombra de ojos, rimel, lápiz de ojos, colorete, barra de labios, gloss y otros polvos raros. Llego el momento, empezó a sonar la puerta, yo estaba muy nerviosa y no podía parar de sonreír y reír. Subió la mujer que limpia la casa de Berta que como era de esperar es una fanática de esas chorradas de bailes y fiesta sin sentido.
- Chicas, oh que guapa estas Berta, y tu también Ana. Bueno que...me encantan tus zapatos Sofia y oh me encanta tu collar Mireia, tu peinado es el más bonito Lidia.
Me estaba poniendo de los nervios, por fin acabo de piropearnos y nos dijo que ya estaban todos los chicos, quería saber quien era el acompañante de Mireia. Lidia va a ir sola porque no le había invitado nadie, y es demasiado vergonzosa para proponer a algún chico que vaya con ella al baile.

Salimos las cinco del cuarto de Berta, con mucha vergüenza y nos acercamos a las escaleras. La primera en bajar fue Berta con su vestido provocativo blanco de palabra de honor y muy corto con vuelos. Después fue Sofia, parecía que le incomodaban los zapatos de tacón, bajo con un vestido blanco de palabra de honor de encaje. Mireia bajo guapísima con un vestido impresionante blanco con un tirante negro. Luego bajo Lidia con un vestido muy cursi pero precioso rosa de palabra de honor con brillos por arriba y vuelo por abajo. Por ultimo bajé yo, estaba muy nerviosa al ver a Miguel ahí sonriéndome, mi vestido era azul de palabra de honor, liso por una parte y con flores por otra. Así acaba el décimo capitulo de Despierta.
 Ana
 Berta
 Lidia
 Mireia
Sofia

No hay comentarios:

Publicar un comentario